* Precios IVA incl., más entrega

EL PASADO COMO SEÑA DE IDENTIDAD

 

Nacida entre guerras y preparada para la guerra, Roma llevó a cabo, durante los siglos II y I a.C,  una gran expansión militar gracias a la cual se convirtió en dueña y señora de un gran imperio que abarcaba todo el Mediterráneo. Centenares de tribus, pueblos y naciones quedaron sometidos al poder de Roma y se administraron por sus leyes. Pero uno de esos pueblos, el celtíbero, un conglomerado de tribus asentadas en las duras sierras del Sistema Ibérico, fue el que ofreció mayor resistencia en este avance.

 

Los celtíberos libraron tres largas y cruentas guerras contra los romanos. Un puñado de ciudades, encabezadas por la mítica Numancia, fueron capaces de mantener en jaque durante más de un siglo a la mayor y más poderosa maquinaria militar que hasta entonces había contemplado la historia del mundo.

 

Numancia, la capital de los arévacos, resistió los ataques romanos durante veinte años, hasta que el general Publio Cornelio Escipión Emiliano la conquistó en el año 133 a.C. Desde entonces, la memoria de esta ciudad y de sus gentes se convirtió en leyenda y en un referente universal de la lucha de un pueblo por su libertad.

 

Nouantikum te acerca esta leyenda a través de la recuperación de las manifestaciones artísticas que los artesanos celtíberos plasmaron en sus vasijas, armas y elementos de adorno. Estas manifestaciones no sólo nos hablan de guerra sino también de danzas, creencias, rituales y escenas cotidianas que, en muchos casos,  forman parte de nuestra herencia cultural.

 

 Navegue por nuestra web y diviértase conociendo la cultura celtibera y adquiriendo artículos que guardan la esencia de este arte milenario.

 

Nouantikum